ATLAS DIGITAL
PROGRAMA DE CIENCIA CIUDADANA
Proyecto de Monitoreo de Vegetación en El Yunque
Este recurso interactivo se enfoca en el Proyecto de Monitoreo de Vegetación en el Bosque Nacional El Yunque, una iniciativa del programa del Ciencia Ciudadana “Redescubre El Yunque.” Este proyecto ha sido posible gracias a una subvención del Servicio Forestal Federal de los Estados Unidos.

Propósito del proyecto

El Bosque Nacional de El Yunque se encuentra en el noreste de Puerto Rico en la Sierra de Luquillo. Se compone de 11,540 hectáreas de terreno conservado y es el único bosque tropical dentro del Sistema de Bosques Nacionales de los Estados Unidos. En el 2018, el Servicio Forestal presentó su Plan de Manejo revisado para El Yunque. Entre las prioridades del plan se identificó la necesidad de implementar un protocolo de monitoreo en los terrenos del bosque para documentar su condición actual e informar decisiones de conservación y manejo hacia el futuro ante el cambio climático. Asimismo, se reconoció la importancia de establecer alianzas con diversos grupos comunitarios, entidades sin fines de lucro, e instituciones académicas para involucrar a los residentes de Puerto Rico en el co-manejo del bosque.
plan-manejo
Click sobre la imagen para ver documento 'Revisión del Plan de Manejo de Terreno Bosque Nacional El Yunque'
EYNF fiedl visit Corazon Latina

El Proyecto de Monitoreo de Vegetación comenzó en octubre de 2018 utilizando la herramienta de la ciencia ciudadana para la colección de datos. Este proceso se realizó a través de una formación educativa que incluye: a) capacitación del público sobre los recursos únicos de El Yunque y sus beneficios para los seres humanos, b) enseñanza sobre la identificación y medición de árboles, y c) participación de voluntarios en la colección de datos científicos en el campo.

El proyecto logró la meta de desarrollar vínculos con las comunidades locales para aumentar la conciencia sobre El Yunque y proveer oportunidades para explorar, aprender, monitorear la vegetación y contribuir al co-manejo sostenible de sus recursos.

Área de estudio

El bosque secundario

El Bosque Nacional El Yunque se divide en nueve zonas de manejo, las cuales cuentan con finalidades distintas como la recreación, investigación y conservación de la biodiversidad terrestre y acuática, entre otros.

El Proyecto de Monitoreo de Vegetación se realizó en 40 parcelas de estudio que están distribuidas alrededor de El Yunque y ubicadas cerca de caminos de acceso en terrenos de bosque secundario — es decir bosque que se ha recuperado después de haber sido deforestado (talado) para fines agrícolas o para uso de madera.

La mayoría de los terrenos del bosque secundario se encuentran a menos de 600 m de altura en las zonas de manejo del Área de Interface para el Manejo Comunitario de Recursos (CIRMA, por sus siglas en inglés) y El Verde Scenic Byway, que juntos se componen de alrededor de 3,190 hectáreas, aproximadamente 28% del espacio total del bosque.

Mientras los terrenos del CIRMA y El Verde Scenic Byway se encuentran dentro de El Yunque, estas áreas colindan con propiedades privadas en las municipalidades que lo rodean. Esta cercanía permite una oportunidad única para la colaboración entre los ciudadanos y el Servicio Forestal en un proceso de co-manejo de estos recursos.

Fuente: Plan de Manejo revisado para el Bosque Nacional El Yunque.
Fuente: Plan de Manejo revisado para el Bosque Nacional El Yunque.
secondary forest2_joaidmilistorres
Muchos de los terrenos del bosque secundario son accesibles a través de las carreteras principales de El Yunque. Fuente: Joaidmilis Torres
Fuente: Angélica Erazo
Factores de influencia sobre la vegetación
La vegetación actual del bosque secundario en El Yunque se encuentra influenciada por numerosos factores, los cuales varían dependiendo su distribución geográfica desde la geología de la roca madre y los tipos de suelos, las características micro-climáticas como la precipitación y temperatura, así como las interacciones bióticas con los animales y otros organismos como los hongos y bacterias. Además, las perturbaciones a escala grande, tales como los huracanes, sequías, y el uso de terreno por los seres humanos, son otros factores importantes. Vamos a explorar estas perturbaciones a mayor detalle.
FACTORES DE INFLUENCIA SOBRE LA VEGETACIÓN
Huracanes

Por milenios, Puerto Rico y El Yunque, debido a su localización, han experimentado el fenómeno de los huracanes, que afectan la trayectoria de sus comunidades ecológicas a nivel del paisaje. Los fuertes vientos defolian ramas, rompen troncos, decapitan copas y desarraigan de la tierra a los árboles, mientras las intensas lluvias saturan los suelos provocando deslizamientos e inundaciones.

El huracán más reciente, María, ocurrió en septiembre del 2017 y el impacto a la isla fue mayor que cualquier otra tormenta ciclónica desde el Huracán San Felipe en 1928.

Se estima que en todo Puerto Rico entre 20-40 millones de árboles murieron o fueron severamente dañados por el huracán María. 

En El Yunque, el paisaje cambió drásticamente, defoliando la mayoría de los árboles del bosque. La mortalidad de árboles fue el doble de lo que se había documentado en huracanes anteriores, y el daño a los tallos era de hasta 12 veces mayor para algunas especies.

Cascada La Coca antes y después del Huracán María. Fuente: Jerry Bauer
A la vez, la vegetación de El Yunque es muy resiliente. El paso de un huracán provoca la caída de mucha materia orgánica al suelo lo que al descomponerse, provee nutrientes que impulsan a los árboles echar follaje nuevo. Asimismo, la pérdida del dosel arbóreo permite espacios donde entra en mayor medida la luz solar y estimula el crecimiento de tallos jóvenes en el sotobosque y bejucos que trepan encima de los árboles. Muchas de estas especies se consideran  pioneras y oportunistas que aprovechan de las condiciones nuevas. A través de muchos meses y luego años, el bosque se regenera, documentando el paso del huracán en su comunidad vegetativa, incluyendo en la composición (especies de árboles) y la estructura (forma física). Este ciclo de daño y regeneración es parte de la dinámica natural de los ecosistemas en El Yunque, que se han adaptado al fenómeno del huracán.
El yagrumo hembra es uno de los árboles más comunes en el bosque secundario hoy día. Esta especie tiene semillas que pueden sobrevivir en el suelo por más de un año y luego germinar cuando es estimulada por la luz, como después de un huracán. Luego crecen rápidamente para alcanzar el dosel. ¡Hay individuos en El Yunque que han crecido más de 5 metros en los últimos tres años desde el paso del Huracán María! Fuente: Bernard Tort
El paso de un huracán puede impactar la estructura física del bosque por muchos años. Árboles caídos que no mueren pueden regenerar ramas nuevas con crecimiento vertical y perpendicular al tronco principal. Fuente: Nancy Merlo
FACTORES DE INFLUENCIA SOBRE LA VEGETACIÓN​
Uso histórico del terreno

Existen áreas en El Yunque las cuales han sido protegidas como bosque maduro desde el siglo 19, cuando la Corona Española declaró terrenos como una reserva forestal en las Montañas de Luquillo. Al contrario, los terrenos que actualmente componen el bosque secundario tienen una larga historia de uso y manejo para diversos fines humanos que se extiende desde el distante pasado hasta hoy día. Antes de ser incorporados al bosque nacional, muchos de ellos eran usados como pastizales o terrenos cultivables para especies agrícolas como café y tabaco, y algunos recursos combustibles como leña, madera y carbón.

Fuente: Bosque Nacional El Yunque Atlas
FACTORES DE INFLUENCIA SOBRE LA VEGETACIÓN​
Uso histórico del terreno
Desde 1903 hasta el 1945, grandes áreas de terrenos agrícolas privados fueron anexados al bosque y hubo una masiva siembra de árboles en las áreas previamente deforestadas. Entre los actores importantes en ese proceso de reforestación estaban los “Parceleros”, residentes temporeros que tenían una casa, cisterna, y acceso a tierra dentro de El Yunque donde se permitía cultivar especies agrícolas de subsistencia en conjunto a la siembra de árboles sistema agroforestal. Así vivían y sobrevivían mientras reforestaron gradualmente el bosque. Eventualmente los parceleros fueron relocalizados en otros terrenos fuera del limítrofe de El Yunque, pero quedan los vestigios de sus medios de vida en muchos de los terrenos de bosque secundario.
Vista de la casa Parcelero de Julio Negrón, tomada en 1939. Fuente: Archivo del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del Servicio Forestal
Cisterna de agua del tiempo de los Parceleros. Fuente: Christopher Nytch
Vivero en Catalina, cerca de donde hoy día está ubicado el centro de visitantes El Portal. Fuente: Archivo del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del Servicio Forestal.

Otro actor clave en reforestar los terrenos de baja elevación del El Yunque fue El Cuerpo de Conservación Civil (CCC), que durante la década de 1930 y la de 1940, establecieron plantaciones en pastizales y cafetales abandonados. En total, sembraron más de 4 millones de plántulas en el bosque, entre ellas varias especies no-nativas.

Durante la década de 1950 a la de 1980, el Servicio Forestal aplicaba un plan de manejo que designaba muchos de los terrenos del bosque secundario para producción de madera, e implementaron varias actividades hacia ese propósito. Estas incluyeron el establecimiento de plantaciones en línea de especies como caoba, teca, kadam, pino y otras maderables para enriquecer el valor económico, la remoción de árboles menos deseados, y construcción de caminos de acceso para la tala. También se llevaron a cabo campañas de monitoreo para evaluar el crecimiento de estos recursos y su volumen de madera.

Las plantaciones históricas se distinguen en el bosque por árboles de la misma especie sembrados en fila o línea. Aquí una plantación de Caoba Hondureña sembrada por El Cuerpo de Conservación Civil. Fuente: Christopher Nytch

Aunque la intención original del Servicio Forestal era cosechar los árboles para madera, al final de la década de 1980 el público no apoyaba la opción de talar en El Yunque, y las plantaciones quedaron intactas. Hoy en día, el bosque no se maneja  para la extracción de madera, excepto por permisos especiales. Sin embargo, las siembras e intervenciones de las décadas anteriores permanecen como legados que se observan a través del paisaje en el bosque secundario del presente.

La foto en blanco y negro es del año 1936 mientras la foto a color es de 2016. Solapando una imagen encima de la otra se pueden percibir los cambios de la vegetación a través del tiempo.
Fuentes: Archivo del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del Servicio Forestal; Junta de Planificación de Puerto Rico.

Entonces, el Proyecto de Monitoreo de Vegetación se dio a la tarea de entender cómo el uso de terreno histórico en conjunto con los huracanes, interactúan para influenciar la composición (especies de árboles) y la estructura (su forma física) actual del bosque secundario.


 

Para detalles adicionales sobre el bosque secundario, el CIRMA y otras áreas de manejo de El Yunque ver estos recursos:

Comunidad y Voluntarios

El Proyecto de Monitoreo de Vegetación se realizó a través de de la herramienta de ciencia ciudadana en donde se involucró al público en las tareas de recopilación de  datos científicos. Los participantes tuvieron la oportunidad única de explorar y disfrutar de áreas poco visitadas de El Yunque. Los participantes conectaron con la naturaleza y aprendieron sobre el bosque, los servicios ecosistémicos que nos ofrece, sus recursos y la importancia de ser monitoreados.

Incorporamos a los ciudadanos en el proyecto a través de sesiones informativas, charlas educativas, y talleres comunitarios de capacitación. En estas actividades se informó sobre el contexto geográfico de El Yunque y el nuevo plan de manejo, y se conocieron los factores de influencia sobre la vegetación y la metodología que se usa para monitorear los árboles en el campo. Además, se presentó la importancia de los servicios ecosistémicos que el bosque provee a las comunidades humanas, formando así una reflexión colectiva de la conservación de estos recursos.

Luego, invitamos a los voluntarios adiestrados a participar en días de trabajo en campo donde nuestro equipo los guiaba en la recopilación de datos.

Valoramos las aportaciones de todos los voluntarios. Sus esfuerzos nos permitieron lograr los objetivos de monitoreo.

¡Agradecemos su compromiso con el proyecto!

 

Galería de Fotos

Valoramos las aportaciones de todos los voluntarios. Sus esfuerzos nos permitieron lograr los objetivos de monitoreo.

Trabajo de campo

Las 40 parcelas de monitoreo ocupan 4.0 hectáreas de terreno en total del Bosque Nacional El Yunque, representando 0.13% del área del bosque secundario. En las 40 parcelas se llevó a cabo un proceso de análisis forestal basado en una metodología llamada i-Tree.

Puedes averiguar más sobre el procedimiento que seguimos en el campo viendo esta corta presentación.

Datos de la vegetación

Con el apoyo de los ciudadanos científicos logramos completar el monitoreo de las parcelas. Aquí un breve resumen de los resultados.

También los datos recopilados están disponibles al público. Puedes explorarlos y descargarlos usando el mapa interactivo, que incluye tablas y gráficas para las 36 de las 40 parcelas de monitoreo, y metadatos que explican sobre los variables y las unidades de los datos presentados.

¡Ojo! Los datos presentados representan lo que se encontró dentro de las parcelas de monitoreo. Debes tener precaución en la extrapolación de los datos al área total del bosque secundario.

Puedes encontrar información adicional sobre las plantas de El Yunque y de todo Puerto Rico visitando a este sitio web.

Servicios ecosistémicos

Los árboles monitoreados en el proyecto proveen una multitud de servicios ecosistémicos — recursos y funciones de la naturaleza que producen un beneficio para los seres humanos. Y lo hacen de una manera completamente gratuita.

Los servicios pueden ser de cuatro clases:

  1. Aprovisionamiento o abastecimiento — productos obtenidos de la naturaleza para consumo y uso
  2. Regulación — beneficios que se obtienen de procesos que ocurren en el ecosistema
  3. Culturales — valores y beneficios que no son materiales (intangibles) y se obtienen de la naturaleza
  4. Soporte — procesos que ocurren en el ecosistema necesarios para producir los demás servicios ecosistémicos

¡Sin estos recursos no podemos vivir!

Fuente: Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza

Cerca de nuestras casas la sombra de los árboles ayuda en reducir las temperaturas urbanas, las hojas remueven contaminantes del aire e interceptan lluvia que reduce la producción de escorrentías, y muchos árboles proveen comida en forma de ricas frutas.

Fuente: The True Cost of Urban Forest Pathogens: A Cost/Benefit Analysis of Dutch Elm Disease, Emerald Ash Borer And Historical Tree Canopy in Milwaukee, Wisconsin.

En áreas rurales como El Yunque, los árboles ayudan a proveer agua limpia y fresca a los municipios aledaños, almacenan carbón atmosférico, remueven contaminantes del aire, sostienen a la biodiversidad, y ofrecen oportunidades para recreación, conexión y disfrute de la naturaleza.

Fuente: Luis Gonzalez

Se pueden estimar los servicios ecosistémicos que los árboles proveen usando el programa de i-Tree. Usando los datos de la vegetación que describen las especies y la estructura física de cada árbol — por ejemplo cuan ancho el tronco y cuan alto la copa i-Tree cuantifica el área de las hojas y su biomasa y calcula un valor de los servicios brindado por árboles individuales y todos los árboles en conjunto. Hasta puede atribuir un valor económico a dichos servicios. Luego puede usar la información para informar procesos futuros de planificación y manejo de recursos.

Puedes explorar y descargar algunos datos de los servicios ecosistémicos proveídos por los árboles y su valor económico usando el mapa interactivo. El mapa también incluye detalles sobre las variables y las unidades de los datos presentados. En total, ¡los árboles vivos medidos en el proyecto de monitoreo tienen un estimado valor estructural y funcional de casi un millón de dólares!

Mantén en mente que los valores reportados son estimados, no absolutos. Asimismo, los servicios reportados de las parcelas monitoreadas sólo representan una fracción pequeña (aproximadamente 0.1%) del área total del bosque secundario y hay muchos otros servicios que no se evaluaron en este proyecto. Entonces, ¡el gran total de los servicios ecosistémicos brindados por todos los terrenos de El Yunque y el valor económico es mucho mayor! Para información adicional sobre los servicios ecosistémicos de El Yunque y los factores que influencian su disponibilidad, ver este documento.

Agradecimientos y fuentes de los datos espaciales​
  • Agradecemos a los diversos recursos que colaboraron en el desarrollo del Atlas.
  • Los datos vegetativos fueron recopilados y entrados con el apoyo del equipo científico de la Fundación Amigos de El Yunque, y los científicos ciudadanos que participaron en el proyecto.
  • El Laboratory de Tropical Plant Ecology and Social-Ecological Systems del Dept. de Ciencias Ambientales de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras colaboró proveyendo espacio de oficina.
  • El contenido del Mapa Interactivo fue desarrollado usando recursos de datos espaciales adquiridos de las siguientes fuentes:
    • Bosque Nacional de El Yunque (https://www.fs.usda.gov/elyunque/)
      • Datos administrativos y de manejo y fotos históricas
    • El Laboratorio Espacial del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del Servicio Forestal de los Estados Unidos (https://www.fs.usda.gov/main/iitf/home)
      • Datos adminstrativos, ecológicos y de manejo y fotos históricas
    • Harvard Forest Data Archive (https://harvardforest.fas.harvard.edu/harvard-forest-data-archive)
      • Datos de cobertura histórica del bosque
    • Mapbox OpenStreetMap (https://labs.mapbox.com/mapping/)
      • Datos de mapa base
  • Los datos de las parcelas de monitoreo fueron recopilados como parte del Proyecto de Monitoreo de Vegetación en El Yunque
  • El personal de i-Tree ayudó con los análisis de los servicios ecosistémicos.

Definición

Arbóreo

El dosel arbóreo se refiere al techo del bosque y se comprende de las copas y regiones superiores de los árboles.

Definición

Sotobosque

El sotobosque es el área que crece por debajo del dosel arbóreo, lo que se encuentra cerca del suelo.

Definición

Nativas

Las especies nativas (animal, vegetal u otro tipo) se consideran así ya que su distribución natural incluye un sitio geográfico o región específica (oriundo). Una especie nativa no es necesariamente una especie endémica — especies que se encuentran en un lugar específico y que no pueden hallarse en ningún otro lugar del planeta (de forma natural).

No-nativas

Las especies no-nativas se refieren a los organismos que se encuentran y adaptan fuera de su área o distribución natural, debido a las intervenciones humanas (intencionales o por casualidad), se consideran especies invasoras cuando causan un problema ecológico y/o económico.

Definición

iTree

i-Tree es un paquete de software revisado por expertos del Servicio Forestal del USDA que proporciona herramientas de análisis forestal urbano y rural y de evaluación de beneficios. Las herramientas de i-Tree pueden ayudar a fortalecer la gestión forestal y los esfuerzos de promoción mediante la cuantificación de la estructura forestal y los beneficios ambientales que proporcionan los árboles. Para información adicional visita a itreetools.org.

Definición

iTree

i-Tree es un paquete de software revisado por expertos del Servicio Forestal del USDA que proporciona herramientas de análisis forestal urbano y rural y de evaluación de beneficios. Las herramientas de i-Tree pueden ayudar a fortalecer la gestión forestal y los esfuerzos de promoción mediante la cuantificación de la estructura forestal y los beneficios ambientales que proporcionan los árboles. Para información adicional visita a itreetools.org.

Developed by: Thinkamap!